Flash o no Flash, he ahí el dilema… (Parte 1)

¿Página en Flash?

Recuerdo como hace algunos años era bastante usual encontrar páginas web, supuestamente bien construidas, que mostraban un intro largo (no había tiempo límite), con efectos alucinantes, menus que parecian tener vida propia y como olvidar la música que venía con la pagina (que por lo general solo le gustaba al programador)… ¿Era realmente necesaria toda esa parafernalia para una página web?

A la vez me pongo en el lugar del propietario del sitio web e intento comprender cuál era su ilusión al aceptar un trabajo de este tipo con animaciones por doquier. Supongo que quería mostrar un sitio web “impactante”, hacer que los visitantes queden hipnotizados o encantados al ver tanta “belleza” y casi como por arte de magia fidelizar al cliente.

Nada más lejos de la realidad y contradictorio para los intereses del propietario… porque lamentablemente este tipo de páginas web demoran bastante tiempo en cargar y a ningún visitante web le gusta estar esperando para luego no poder copiar la información contenida en la animación flash y lo peor era que los principales buscadores no indexan el contenido de esas páginas… en pocas palabras fue una mala inversión de trabajo y dinero.

Seamos objetivos e identifiquemos realmente el problema… ¿Tecnología Flash? ¿El programador? ¿El propietario del sitio web? ¿El destino?. Después de un análisis concienzudo puedo decir que el problema no es Flash, tampoco el programador, etc sino la forma y las herramientas que escogieron para lograr su objetivo y este objetivo era: Tener un sitio web con muchas visitas diarias para poder promocionar su producto.

Existen otras alternativas en el mercado mucho más eficientes que flash para el diseño de sitios web como HTML o XHTML. Una de las grandes ventajas de HTML es que YA es un Estándar validado por W3C, esto quiere decir que todos los programadores web que usan HTML tienen el mismo lineamiento en cuando a desarrollo web. Esta situación no se observa en Flash porque no está sujeta a ningún estándar y cada programador puede realizar su trabajo de acuerdo a su parecer.

Dejemos de lado por un momento aspectos técnicos como los estándares web y veamos algo más palpable para los que usaran la página web. Para cambiar el contenido de la página el propietario tendrá algunos problemas para conseguir otro programador Flash porque dado que no hay ningún lineamiento definido, entonces cada programador lo hace como mejor le parece.

Entonces, ¿¿Es recomendable y beneficioso construir nuestras páginas web en Flash?? La respuesta en la segunda parte de Flash o no Flash, he ahí el dilema.

Comentarios